Multiculturalidad

En la actualidad asistimos a un cambio profundo en la concepción de la Educación. Hoy se habla de multiculturalidad y se hace especial hincapié en la convicción de que el Sistema Educativo tiene que poner los medios necesarios para dar respuesta a las necesidades de los niños procedentes de otras culturas, cualesquiera que sea la suya. Desde este punto de vista, todos estos niños tienen sus propias necesidades educativas. Esta concepción es la que sostiene que tiene que haber un proyecto de educación lo más individualizado posible, normalizado e integrador puesto que la escuela representa el marco de referencia de todo niño.

            La multiculturalidad es un problema de nuestra sociedad actual que tenemos que afrontar y asumir. La escuela, y la mayoría de los profesores y maestros,  consideran estar actuando con absoluta justicia  respecto a este tema, pero la verdad es que aún queda mucho por hacer por nuestra parte, como fragmento importante de la sociedad. El planteamiento es que la escuela trata a todo el mundo por igual, sin darse cuenta de que ése es justamente el problema. El universo cultural de la escuela hace que los alumnos caigan  dentro de grupos sociales determinados que pueden o no beneficiar a la persona dentro del mismo sistema educativo.

            Lo que tenemos que intentar conseguir en el Sistema Educativo es la integración de cualquier tipo de persona; sin embargo, la integración y adaptación de determinados  colectivos  no se produce totalmente porque la escuela no está preparada y pensada para relaciones entre personas diferente; el Sistema Educativo es igual para todos sin tener en cuenta las necesidades y dificultades de los distintos tipos de alumnos que lo integran.

            La discriminación de niños con cualidades diferentes a lo que se considera general se produce cuando se trata igual a los diferentes. La discriminación es dar a todos las mismas oportunidades. Consideramos la no discriminación a la integración, a ofrecer más oportunidades a los que parten con desventaja, o tienen necesidades más acusadas.

multiculturalidad1

            El Sistema Escolar ha de flexibilizar y adaptar sus exigencias a las necesidades de sus alumnos, a la diversidad de alumnos. El sistema escolar tiene que insistir en el principio de que el medio en el que se encuentra el alumno es parte del desarrollo del niño. Un medio que es integrador y cuya riqueza se mide por su diversidad y por su capacidad de atender a las diferencias, ese el Sistema Educativo adecuado.

            Si la escuela es para todos, el currículo impartido tiene que ser para todos. Si existe un currículum común para todos, hay que establecer las medidas para que desde las diferencias individuales se puedan añadir a este currículo;  para hacer esto hay que partir de unas bases fundamentales de la diversidad del alumnado:

  •  Establecer el grado de desarrollo del alumno en particular que presente problemas en el aprendizaje.
  • Situar y evaluar los conocimientos y experiencias previas.
  • Cualificar las relaciones que presenta con los demás, tanto con sus iguales, como con sus adultos.
  • Valorar la motivación para aprender de forma significativa.
  • Partiendo de estos puntos por parte del alumno, para que se integre debemos mirar diversos temas como:
    • La personalidad
    • La imagen que tiene de sí mismo y el concepto que tiene de los demás miembros del aula, como personas diferentes a él.
    • La valoración que le da al aprendizaje.
    • Su conducta dentro del aula
    • Las perspectivas de futuro que el propio alumno o la familia tienen.

 

Por otro lado, y teniendo en cuenta la normativa legal que se regula a nivel educativo, otra opción para atender a la diversidad en el aula es el Plan de Apoyo que se caracteriza por dos principios básicos:

  • La educación no sólo se va a centrar en el alumno, sino que va a ser fundamental la evaluación, organización y adaptación de los diferentes contextos socioculturales.
  • El punto de partida no es un currículo paralelo sino un currículo que se adaptará a las necesidades de los alumnos a distintos niveles.

 

El Plan de Apoyo parte de un análisis sociocultural y económico en el que se encuentran el centro al que debe dar respuesta, basándose en un análisis y una valoración del propio centro escolar, en relación a la integración educativa y la respuesta a la diversidad que atiende. Esta información permite apoyarnos que el centro de respuesta a los alumnos, y centrarnos en el aula como apoyo a la integración, siendo un recurso más del centro.

            Así, entendemos el Plan de Apoyo como una propuesta educativa. Éste te basa en el modelo de trabajo sistemático el cual sirve de guía para dar respuesta a la diversidad presente hoy en día en los centros educativos.

            Nos encontramos ante un nuevo término que implica un cambio conceptual importante a la hora de plantear la educación que estos y otros alumnos necesitan.

             En el concepto de alumnos con necesidades educativas especiales subyace, en primer lugar el principio de que los grandes fines de la educación deber ser los mismos para todos los alumnos, aunque el grado en que cada alumno alcance esos fines sea distinto, así como el tipo de ayuda.

            Se trata, por tanto, de empezar a hablar de un alumnado diverso que requiere a la vez respuestas diferentes por parte de la escuela. Por ello determinados alumnos van a necesitar más ayuda que otros, una ayuda distinta a la del resto de compañeros de su edad para conseguir estos fines. La educación, por tanto, debe ser sólo una, con diferentes ajustes para dar respuesta a la diversidad de necesidades de los alumnos. El Sistema Educativo en su conjunto debe proveer los medios necesarios para proporcionar la ayuda que cada alumno necesite.

            Ante todo esto, hay que cambiar el punto de mira y traducir el déficit en necesidades educativas: qué necesita aprender, cómo, en qué momento, qué se debe evaluar, y que recursos van a ser necesarios para el desarrollo de su proceso de enseñanza – aprendizaje.

            Una idea fundamental es que las causas de las dificultades no están sólo en un alumno, porque éste tenga un déficit concreto, sino también en deficiencias del entorno educativo. Las necesidades educativas tienen un carácter interactivo, es decir, que dependen tanto de las características personales del alumno, como de las características del entorno educativo  en el que éste te desenvuelve y la respuesta educativa que se le ofrece. La escuela tiene un mayor compromiso en buscar la respuesta que pueda eliminar o compensar en lo posible esas dificultades.

            Igualmente hay que destacar que las necesidades educativas tienen un carácter relativo, es decir, estas necesidades serán diferentes en función de las características y respuesta educativa que se ofrece en cada contenido educativo. La organización de la respuesta educativa en cada centro puede hacer que estén contempladas unas necesidades y no otras y, como consecuencia, un mismo alumno puede presentar mayores dificultades en una escuela que en otra por el tipo de respuesta educativa que en ellas se de. Cuanto mas rígida y uniforme sea la respuesta educativa de un centro, más se intensificaran las necesidades educativas.

            Con esto, las necesidades educativas no pueden establecerse ni con carácter definitivo ni de forma determinante, sino que, van a ser en cierta medida, cambiantes, en función de las condiciones y oportunidades que les ofrezca el contexto de enseñanza – aprendizaje a través de la evaluación continua.

            El concepto de normalización extiende la idea de la necesidad de escolarizar a los alumnos o alumnas con necesidades educativas en el ambiente menos restrictivo posible y como consecuencia, la integración de estos alumnos en los centros ordinarios, planificando los recursos, medios y condiciones necesarios que permitan atender a sus necesidades educativas individuales.

             El principio de individualización tiene en cuenta las propias características del alumno con necesidades educativas y enfocar positivamente su educación. La individualización se ocupa, de que cada alumno reciba la educación adecuada en el momento oportuno.

            La atención a las diferencias individuales ha de plantearse desde una concepción integracionista, desde las características propias de cada niño y desde las características y recursos del medio comprensivo e integrador en que se encuentra.

            Se dan cuatro campos de intervención para paliar las diferencias culturales en el Plan de Apoyo a la Integración:

  •  
    • El método selectivo, por el que se avanza más o menos en función de las características personales del alumno.
    • La temporalización, que consiste en emplear y gastar más o menos tiempo con los alumnos que lo requieran para que todos alcancen los mismos objetivos.
    • La adaptación de objetivos, que se fundamenta en el supuesto de que con aptitudes e intereses diferentes no se pueden alcanzar los mimos objetivos, por lo que se proponen los mismos objetivos pero a distinto nivel de consecución.
    • La neutralización o compensación, método por el que se atiende a aquellos alumnos que por sus propias características ambientales o por experiencias negativas, se encuentran en dificultades graves para el seguimiento del currículo establecido.

 multicultural

            Para superar las limitaciones de cada uno de estos campos de actuación o la combinación de algunos de ellos, surge el concepto de enseñanza adaptativa, por el que se hace frente a la diversidad mediante el establecimiento y uso de recursos y métodos diferentes en función de las características de los alumnos.

            Para llevar a cabo una enseñanza adaptada es necesario que el currículo y las concreciones curriculares estén diseñados de manera adaptativa. Conocer la situación vital del niño y su conexión con su entorno próximo y sus posibilidades prácticas y sociales. Utilizaremos como métodos la globalización e intervención, ya que la escuela es la que tiene que dar la respuesta.

            El enfoque de la escuela global tiene como base filosófica la idea que todos los alumnos tienen necesidades individuales, necesidades educativas especiales en algún momento y esas necesidades son propias de cada alumno.

            Si la respuesta es global, los alumnos perciben que sus necesidades pueden ser atendidas desde la organización de la escuela en un marco preparado para intervenir y cambiar a medida que ellos van mejorando y cumpliendo su programa, esto provoca un mayor grado de autoexigencia y un actitud mas participativa en el alumno. Revisar, orientar la estructura actual ante la evidencia y riqueza objetiva de las diferencias individuales, ante la realidad de las necesidades educativas especiales de todo alumno, necesidades reales para su desarrollo. Necesidades que tienen que ver con su imagen de si mismo, con su personalidad, con su integridad personal, con su participación en la vida social, con la imagen de sí mismos.

            Las adaptaciones curriculares, no tienen sentido ni son reales si responden a intervenciones parcelarias que no afectan ni implican a la organización general y que no emanan de ella.

            Las políticas educativas que favorecen la integración escolar tienen como objetivo conseguir la integración social, el desarrollo de habilidades sociales y de la conducta adaptativa. Debe conseguir los tres niveles de integración: física, funcional y social. La física y la funcional son las que normalmente la escuela ha dado más importancia: ubicación del niño en el centro y aula ordinaria y elaboración de adecuaciones curriculares, pero la integración social, difícilmente te trabaja con el currículo.

 

 resize1

 

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: